?

Log in

 
 
10 November 2007 @ 08:31 pm
Otro cacho  
He estado muy ocupada, pero por fin he podido escribir otro trozo más del fic. No es muy extenso, es más o menos como la primera parte que djé, pero algo es algo ^_^

Cada pareja fue por su lado.

Ronon iba apartando las ramas de los arbustos como si la cosa no fuera con él, mientras que John las esquivaba como podía.

- ¿Crees que va ha haber algo en este planeta? – Preguntó Ronon con un poco de mala leche.

- No sé… puede que tal vez halla algo… - Respondió John sin saber muy bien qué decir – Esperemos a ver.

 

Teyla miraba preocupada por todas partes mientras que Rodney no paraba de quejarse por no haberse podido quedar en Atlantis.

-… y luego va y me dice que no me quedo… ¿Tú sabes lo importante que soy en estos momentos en la ciudad? No puedo…

De repente, Rodney se calló y Teyla giró la cabeza bruscamente hacia él.

- Que pasa – Dijo Teyla muy secamente.

- Capto una señal de vida. Muy débil – Respondió Rodney.

- ¿Dónde? – Preguntó sorprendida Teyla.

- Justo donde estamos nosotros ahora – Respondió Rodney levantando la vista de la consola.

- Pero… si no hay nadie aquí.

- No, no hay nadie. Llamaré a Sheppard.

 

Ya camino del punto de encuentro donde habían quedado los cuatro, John recibió la llamada por radio de Rodney. Tenían que ir hasta donde estaban ellos. Corriendo como alma que lleva el diablo, aparecieron enseguida donde estaban Teyla y Rodney.

- ¿Qué pasa? ¿Habéis descubierto algo? – Preguntó John mientras respiraba profundamente.

- Una señal de vida – Respondió Teyla.

- ¿Vida? ¿Dónde?

- Aquí – Respondió Rodney poniendo cara de no saber nada.

- ¿Aquí? ¿Cómo que aquí? ¡Si no hay nadie! – Protestó John.

- Pues es lo que pone aquí – Dijo Rodney mientras le enseñaba a John la pantalla de la consola.

- Cómo puede ser…

- Debajo de nosotros. Enterrado – Respondió Ronon en el acto.

Los cuatro bajaron la cabeza a la vez hacia el suelo.

- Tiene sentido… - Dijo en voz baja Rodney – Tenemos que desenterrarlo, sea lo que sea.

- Esta bien – Dijo finalmente John – Busquemos algo… para cavar.

- ¿El qué? – Preguntaron Ronon, Rodney y Teyla a la vez.

- Y yo que sé. Algo. Y si no… que alguien vuelva a Atlantis y coja… palas.

- ¿Palas? ¿Hay palas en Atlantis? – Preguntó un ignorante Rodney.

- Pues… sí, no sé – Respondió John encogiéndose de hombros – McKay, vamos tu y yo. Ronon, Teyla, vosotros os quedáis aquí vigilando.

 

Al cabo de un rato, aparecieron Rodney y John con cuatro palas. Se pusieron a cavar justo en el lugar que daba señales de vida.

- ¿Qué podrá ser? – Preguntó Teyla.

- No sé… puede ser algún nativo de este planeta – Respondió John.

- Algún nativo… pero si aquí no hay nadie… - Protestó Rodney mientras se ponía en pie con la mano en la espalda, ya que le empezaba a doler de tanto estar agachado.

Ahora lo veremos – Prosiguió Ronon mientras no dejaba de cavar.